El Real Madrid de Ancelotti tiene un gran punto débil: el centro del campo. El equipo blanco ha sufrido mucho esta temporada ante equipos con una medular fuerte. Le pasó ante el Inter de Milán en Champions y en LaLiga frente al Valencia y este pasado sábado con el Villarreal en el Bernabéu. Los dos primeros partidos, el equipo blanco ganó con goles en los últimos minutos, pero no pudo repetirlo frente al equipo de Emery que pobló el centro del campo con gente de mucha calidad y eso provocó un cortocircuito en el Real Madrid, especialmente en la primera mitad.

Ancelotti, a diferencia de Zidane, quiere que su Real Madrid sea más directo, con menos toques y eso está provocando que el equipo se parta en dos. Casemiro se ve incapaz de frenar a los rivales y en ese fútbol directo, Modric está perdido. Ancelotti explicó tras el 0-0 ante el Villarreal que no se había equivocado en su planteamiento, pero lo cierto es que tras el descanso, quitó a Rodrygo para poner a Camavinga, un centrocampista para darle más orden al equipo y de esta manera, igualar un encuentro que dominaba el Real Madrid por completo. El conjunto blanco mejoró, pero no lo suficiente como para ganar un encuentro en el que se vio cansados a Casemiro y Modric. Ambos echaron de menos a Toni Kroos, un especialista que ayudase a Casemiro en sus labores defensivas y a Modric a la hora de sacar el balón desde la zona defensiva.

Un tienda online de camisetas de futbol replicas. Encontrarás todas las camisetas personalizadas y ropa de entrenameinto de todos los camiseta real madrid replica etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *